Skip links

Los consumidores de EEUU prefieren vinos con crianza en roble

Una de cada tres barricas producidas en Francia, se envían a Estados Unidos.

 

La crianza en roble está estrechamente relacionada con la calidad de los vinos, y los fabricantes de barricas franceses son maestros en la producción de las barricas de roble deseadas por todo el mundo del vino. Estos artesanos, reconocidos mundialmente, han logrado recuperar su nivel de actividad habitual tras superar varios años complicados, marcados por incendios en California y Australia, cosechas reducidas en Francia y problemas en el transporte marítimo pos-COVID.

La recuperación de este sector es notable. Entre el 1 de abril de 2022 y el 31 de marzo de 2023, se vendieron 684,912 barricas de roble, lo que representa un incremento del 20% en volumen y del 27% en valor en comparación con el año anterior. Este aumento es significativo y refleja no solo la recuperación, sino también la creciente demanda de barricas de alta calidad.

Las exportaciones también experimentaron un crecimiento notable, con un incremento del 18% en volumen y del 25% en valor. Este dato es revelador de la extensa red de comercio internacional en la que los toneleros franceses juegan un papel fundamental. Los productores de vino franceses adquirieron el 33% del volumen (30% en valor) de estas barricas, mientras que Estados Unidos compró el 29% (31% en valor). Italia, España y Australia siguen en la lista, con un 7%, 7% y 5% respectivamente en volumen.

Un aspecto que merece especial atención es la popularidad del envejecimiento en roble en diferentes países. Aunque Francia produce más del doble de vino que Estados Unidos, el alto porcentaje de barricas adquiridas por este último sugiere una mayor predilección por la crianza en roble en el mercado americano. Este interés puede estar impulsado por diversas razones, incluyendo tendencias en los gustos de los consumidores y la búsqueda de perfiles de sabor específicos que las barricas de roble pueden aportar al vino.

Las barricas de roble no son simplemente recipientes para el almacenamiento o la fermentación; juegan un papel crucial en la definición del carácter del vino. La madera de roble aporta taninos y compuestos aromáticos que influyen notablemente en el perfil sensorial del vino. Dependiendo del origen del roble, el tiempo de envejecimiento y el grado de tostado de la barrica, los vinos pueden adquirir una amplia gama de aromas y sabores, desde notas especiadas y ahumadas hasta matices de vainilla y coco.

La habilidad de los toneleros franceses, por tanto, no solo reside en la fabricación de un recipiente, sino en la creación de un elemento esencial que colabora en la expresión de la identidad de un vino. Esta maestría, combinada con la preferencia de los productores de vino por barricas de alta calidad, subraya la importancia del roble francés en la industria vitivinícola mundial.

El mercado de barricas de roble está intrínsecamente ligado a la evolución y las tendencias de la industria vinícola global. El incremento en la venta y exportación de barricas de roble por parte de los toneleros franceses es un indicador de la vitalidad de este sector y de su capacidad para adaptarse a las cambiantes demandas del mercado. Asimismo, refleja la continua búsqueda de la excelencia en la producción de vinos, donde el envejecimiento en roble sigue siendo un elemento diferenciador y de prestigio.

 

FUENTE: VINETUR.COM

Deja un comentario